Ansiedad

Angustia sin causa

Sentir ansiedad frente a distintas situaciones es algo completamente normal, es más, quién no ha experimentado los hormigueos en el estómago antes de la primera cita, los latidos del corazón frente al peligro o la tensión frente a un trabajo urgente y que no cree terminar a tiempo. Y es precisamente la ansiedad la que ayuda a poder enfrentarse a estos hechos. Pero cuando este sentimiento impide que la persona actúe o limita su vida cotidiana se puede hablar de trastornos de ansiedad.

El constante estado de alerta que se demuestra a través de un preocupación excesiva frente a causas inexistentes, es el síntoma que tienen en común los trastornos de ansiedad.

“El paciente que presenta un trastorno de ansiedad cae en un estado emocional que se caracteriza por intranquilidad y por un síntoma que denominado ‘expectación ansiosa’; el paciente teme a que algo va a pasar, sin ninguna causa aparente, situación que termina por limitarle su calidad de vida”, explica la Dra. María Alejandra Cordero, siquiatra del Instituto de Seguridad del Trabajo, en Santiago de Chile.

Uno de los síntomas que generalmente puede presentar un paciente afectado por un trastorno de ansiedad es el insomnio o el despertar precoz: “es muy común ver que la persona se despierta a las tres de la madrugada y no puede volver a conciliar el sueño”, explica la Dra. Cordero. También son frecuentes: el aumento del apetito, la tensión muscular, una exageración de las respuestas de alerta (sobresaltos), la taquicardia, los mareos, visión borrosa, la falta de aire, la sudoración en las manos, entre otros.

Tiempo y realidad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Comisión de Revisión de Enfermedades Mentales de EE.UU definieron que los trastornos de ansiedad abarcan varios desórdenes, los cuales constituyen la segunda causa de consulta siquiátrica y/o psicológica en el mundo. Estos son:

  • Trastornos de Pánico
  • Fobias Específicas, Social y Agorafobia
  • Trastorno Obsesivo-Compulsivo
  • Trastorno por Estrés Post-Traumático
  • Trastorno de Ansiedad Generalizada.

Daniel Bogiaizián, sicólogo y director de la Asociación de Ayuda Civil para el Tratamiento y Recuperación de los Trastornos de Ansiedad de Buenos Aires, Argentina, explica que “uno de los hilos conductores de todos estos trastornos es el tiempo. Cuando una persona que no presenta ninguno de estos desórdenes está ansiosa es porque algo existente va a ocurrir. En cambio, un paciente con trastorno cree que lo que va a pasar es en un tiempo corto, de índole catastrófica y con una amenaza irreal”.

“Por ejemplo -agrega el especialista-, el obsesivo compulsivo piensa que al tocar un billete miles de gérmenes les están subiendo por sus manos y teme a la posibilidad de que en una semana su extremidad esté totalmente infectada. Los que sufren pánico creen que los síntomas los pueden conducir a un infarto y desde el punto vista clínico, no tienen ningún problema coronario”.

Genética y crianza

Actualmente prevalece la teoría de la pluricausalidad en el origen de los trastornos de ansiedad. Existen factores genéticos y hereditarios que junto con experiencias infantiles dan como resultado una mayor predisposición a manifestar algún trastorno de ansiedad. Además, hay causas ambientales estresantes que lo pueden desencadenar.

“Se sabe que hay una predisposición genética, pero que no significa que toda la familia va a desarrollar un cuadro ansioso. A esto se le puede sumar los factores de la crianza, porque en esta tarea los padres establecen ciertos conceptos de lo que es o no peligroso. Un ejemplo es la sobreprotección en la niñez que puede conducir a que en la edad adulta sean ansiosos. También una serie de eventos estresantes, como una catástrofe natural o un accidente, son catalizadores que pueden causar trastorno de estrés post-traumático”, expresa Bogiaizián.

El tratamiento para los trastornos de ansiedad es exitoso, hecho bastante importante si se sabe que estos desórdenes tienen una incidencia importante en la población mundial. Un 25% de la humanidad presentaría trastornos de ansiedad, excluyendo las fobias que son las patologías más comunes, de incluirla, la cifra alcanzaría al 40%.

“El tratamiento farmacológico y de terapia psicológica es específico para cada cuadro, pero las benzodiazepinas han tenido una buena respuesta. Con todo el problema de dependencia que éstas involucran, pueden calmar la ansiedad, pero no el trastorno en toda su magnitud”, expresa la Dra. María Alejandra Cordero.

Daniel Bogiaizián afirma tener excelentes mejorías a través de la terapia cognitivo-conductual, junto a fármacos, cuando éstos son necesarios.

Enviado por Sebastián Domínguez.

 

Comentarios de los lectores

Hay un comentario para “Ansiedad”

  1. el 14 Sep 2015 a las 22:33Lien Cornfield

    deliciosas recetas para diabeticos, altas en omega 3 y sin azucar

    http://diabetes-salud.blogspot.mx/

Escribe un comentario

Si tienes una consulta y quieres obtener respuestas. Puedes utilizar la sección Consultas o el foro de Saludisima.