Crisis del hombre maduro

La crisis de la edad media puede presentarse desde los 40 hasta los 55 años. Por no saber que ésta existe, muchos hombres pueden, a esta altura de la vida, perder a sus esposas, familia y profesión.”.

Es una etapa inexorable de la vida masculina y, en mayor o menor medida, tarde o temprano e independientemente de su condición social o cultural, todo hombre enfrenta esta crisis.

Sin embargo, los problemas de esta edad no corresponden a un estado menopáusico masculino, ya que éste no existe. Tampoco se trata de una decadencia hormonal, puesto que los niveles del hombre van descendiendo lentamente a través de su vida, en un ciclo que comienza cerca de los 18 años de edad y que corresponde a la máxima potencia sexual del varón.

Las causas que provocan esta crisis son de diversa índole. A primera vista, resulta inexplicable que el hombre se comporte como si hubiese perdido algo… y el problema es que no sabe qué. Probablemente, el origen se encuentre en muchas cosas no concretas: tal vez el deseo de reconocimiento a su trabajo de tantos años, la pérdida de los sueños juveniles y de las energías para conquistar el mundo, el recuerdo de las metas soñadas y proyectadas cuando sólo se tenía 20 ó 25 años, el deseo de una profesión más prestigiada, un mejor puesto en la empresa, un ascenso, etcétera.

Y esta desazón llega en plena “edad de la experiencia“, en la que se supone existe una desaceleración de todas las emociones y reacciones, es decir, una mayor capacidad de autocontrol; la madurez, la confianza en sí mismo; el hombre no necesita demostrarse nada y tiene una amplia capacidad de recibir y dar amor con diferentes miveles de placer.

Pero a pesar de los logros alcanzados, la crisis manifiesta sus síntomas:

  • Insomnio.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Problemas conyugales.
  • Insatisfaccion laboral.
  • Temor a las enfermedadess y a la muerte.
  • Y la temida impotencia sexual.

El hombre en crisis trata de salir de su medio, cambiando su actitud y comportamiento, incluso buscando cambios de empleo y aventuras rejuvenecedoras. Por desgracia, también es la edad en que aparecen con mayor frecuencia algunas enfermedades como la diabetes, la úlcera gastroduodenal, hipercolesterolemias, hipertensión arterial y la impotencia, que es un hecho o condición sine qua non.

Como una manera de liberarse de esta pesada carga, fácilmente se cae en el alcoholismo o se recurre a la conquista de mujeres jóvenes, intentando con ello una transfusión de juventud. Si funciona sexualmente, muchas veces sigue con ella y es capaz de abandonar su hogar.

Además, fuma y engorda en exceso producto del estrés y se agrega el insomnio, que cada vez se va haciendo más resistente a las dosis habituales de hipnóticos y tranquilizantes.

Sin duda, se trata de los síntomas de una época que se acaba. Y no ocurre sólo para aquellos frustrados con sus vidas. Esta crisis la presenta tanto el hombre que consiguió sus objetivos, como aquel que no lo hizo.

El primero se siente vacío y sin nada por que luchar; este es el hombre que trabajó por largos y duros años ahorrando dinero y bienes, privándose de muchas cosas, construyendo día a día el bienestar de su familia, soñando con la casa propia o el automóvil.

Ahora, con sus metas cumplidas, muchas veces se encuentra con una familia diferente, hijos que han crecido y que tienen intereses distintos; ya no les atrae compartir con sus padres, puesto que cuando ellos querían o lo necesitaban él estaba trabajando Ahora ellos quieren hacer una vida independiente con su propio círculo de amistades.

Por otro lado, el que no logró sus objetivos cae en la cuenta de sus limitaciones y tiende también a enojarse y deprimirse, sufriendo exactamente los mismos cambios en su hogar.

Ambos grupos sienten que su vida se ha rutinizado, se sienten desgastados, agotados, insignificantes, envejecidos y por primera vez ven a la muerte como algo que realmente existe, es decir, se sienten absolutamente deprimidos.

Pero los cambios no terminan ahí. Cuando la crisis ha llegado, el hombre también encuentra que su esposa ya no es la misma. Ella se ha liberado del cuidado de los hijos, ya no tiene las ataduras del cuidado del hogar y, además, siente y quiere iniciar una nueva vida; superar la etapa del matrimonio en el que sólo se habla con monosílabos y volver al período de antes de casarse, cuando conversaban por horas y planeaban el futuro.

Y lo peor es que la esposa juega un papel decisivo en la tarea de sobrellevar y superar este cambio de conducta del marido y que, justamente en este período, ella pasa la angustia del síndrome de la menopausia. Como resultado, muchas veces se ve a la mujer intentando ayudar a un hombre en plena crisis de la madurez. El clásico caso de un ciego conduciendo a otro ciego.

A consecuencia de todo lo anterior, el hombre reduce el contacto con su esposa e hijos, llegando a altas horas de la noche o la madrugada a su casa, aumenta la incomunicación, provocando un desencuentro en el plano afectivo, que desemboca también en lo sexual. Es aquí donde la mujer juega un papel muy importante y decisivo para la conservación del matrimonio. Estadísticamente se ha visto que aquellas esposas que entienden que el marido esta sufriendo una crisis, no hacen mayor cuestión por la inapetencia sexual de su pareja y, por lo general, todo vuelve a la normalidad después de superada la crisis.

Aquella esposa que no entiende o no tiene conocimiento de la existencia de este problema patológico de su marido, es muy probable que lo hostilice pensando en la infidelidad; en que ya no se siente atractiva. Con esta actitud, lo más probable es que se profundice mucho más la crisis y que desemboque en una ruptura definitiva (esto ocurre en un 20% de los casos).

Sin embargo, la mejor opción es ayudar al marido a salir del pantano y no hundirlo. Lo más importante es tener en cuenta de que se trata de un problema temporal y absolutamente superable en un plazo promedio de uno a dos años, luego de lo cual todo volverá a la normalidad.

Fuente: Dr. Eduadro Pino, urólogo y sexólogo. Director de la Sociedad Chilena de Sexología. Presidente de la Sociedad Latinoamericana para el Estudio de la Impotencia.
Enviado por Jorge Urbano

| |

Más información sobre:
, , , .

 

Comentarios de los lectores

10 comentarios para “Crisis del hombre maduro”

  1. el 26 Sep 2012 a las 00:11Maria Sanchez de del Agula

    Gracias, acaban de salvar mi matrimonio, ahora entiendo por lo que esta pasando y como puedo ayudarlo, asi juntos podremos superar una etapa muy desagradable en el hombre.
    Saludos,

    Maria Sanchez

  2. el 20 Nov 2012 a las 17:27Fabiola Bermudez

    a mi manera de ver las cosas, existen hombres que se quedan estancados y mientras pasa el tiempo mas hundidos se encuentran. El caso de mi esposo llegó alos extremos primero fue con mujeres q el le llevaba hasta 20 años, ahora es una mujer madura con la cuál dice que no quiere cometer los errores del pasado de infedilidad ect…. El anda embobado no se si es por lo que ella tiene y representa es decir una casa espectacular con comodidades que nunca tuvimos, una estabilidad económica porque siempre compartiamos los gastos y ella le puede ahora mantener a el.sin responsabilidad de hijos. Yo creo que lo que el pobre hombre necesita es el manicomio

  3. el 01 May 2013 a las 02:34Matia

    En mi caso intente ayudarlo pero el no acepto su crisis y ni mi ayuda asi como tampoco la profesional ha preferido alejarse

  4. el 10 Jul 2013 a las 19:39gioconda

    Si todo mejora en uno o dos años como dice el artículo, me voy a volver loca porque mi esposo está celoso de mi entorno laboral, de mis amigas; se ha vuelto fumado y bebe más de lo normal; a veces no puede dormir; me registra el teléfono para encontrar no sé que; no le gusta ahora que me arregle (él me instó siempre a verme bien y ser exitosa), dice que envidio a mis amigas porque ellas son solteras y yo no (nos casamos el 2009)… me trata de mentirosa, es una situación insostenible… me cambiaron a mi marido no sé dónde ni cuándo y no sé cómo ayudar a que todo sea como antes. Lo estoy pasando muy mal porque lo amo y él no me cree. Está paranoico.

  5. el 30 Oct 2013 a las 16:59isabel marquez

    Mi crisis de los 50 es que mi esposo me tiene un odio y se fue de la casa. Ya no existo para el en lo absoluto ya tiene 3 anos que se fue y no se molesta en saber como estoy anda con la misma roppa y me he humillado que regrese pero ya me estoy cansando yo tambien estoy sufriendo y mis hijos no quiere decir donde vive y que hace no quiere diborciarce y ees grocero conmigo y me duele antes era de lo mas carinoso y comprencibo ahora siento que nunca lo conoxo

  6. el 27 Jan 2014 a las 21:52Jacqueline

    Gracias por publicar el artículo, ahora puedo comprender lo que le ocurre a mi marido, me comunicó muchos de los hitos publicados, he intentado tratar de explicarme su conducta que por lo demás me ha traído mucho dolor, dice haber logrado todo en la vida y que ya no le queda hacer nada así es que sólo espera la muerte. Me ha resultado difícil pero me parece mucho tiempo para esperar que pasen dos años, siento que necesitaré mucha ayuda profesional para poder esperar este tiempo sin que me pase nada a mi. Me podría decir dónde puedo recurrir para obtener ayuda profesional adecuada.

  7. el 17 Apr 2014 a las 14:08luis rodriguez

    ¡¡ Excelente él articulo ¡¡ Aunque a decir verdad con lo que me identifiqué : El cuestionamiento de los logros, y los cambios en el hábita de los hijos…calcado, pero gratamente sorprendido de la exactitud de ésta radiografía del comportamiento masculino en la edad de ” oro “.

  8. el 28 May 2014 a las 11:47Mario

    Soy el típico tipo del articulo… pero sin hijos , 50 años, casado con la novia de siempre y sin problemas… aparentemente.
    Pero estos 50 me están haciendo pensar demasiado en ” donde voy ? ” y ” para que ?” .
    Lo relaciono todo con la falta de necesidades y la maravillosa rutina…pero me voy dando cuenta de que pasa algo mas.
    Intento mantenerme físicamente activo y atractivo.. copio en lo posible a mi mujer.. cuidados de pelo, piel, bronceado.. pero estos 50 pesan mucho… aunque nada ha cambiado en los últimos 5.
    De momento voy leyendo artículos como este y me voy preparando…pero se que pronto tendré que profundizar en el problema de fondo….
    La búsqueda de ilusiones que me mantengan Motivado a largo plazo.
    Un saludo..

  9. el 13 Sep 2014 a las 17:32Judith

    Mi problema ha sido que el no quizo renocer que tenia un problema, comenzo saliendo mucho y llegando tarde todos los fines de semana por un año completo, luego descrubri que andaba con una mujer de la edad de nuestro primer hijo compañera de trabajao y luego se comenzo a portar muy bien, a ser muy amable, cariñoso y a tomas medicinas para su potencia sexual, pero descubri que tiene muchos contactos virtuales con mujeres muy jovenes y con quienes sostiene relaciones sexuales masturbandose en el baño y llamandolas por telefono para sostener encuentros calientes, como les llaman. El resultado de mis reclamos fue que se fue de la casa y se enojo muchisimo conmigo. Estoy realizando pasos para la separacion legal y no he tenido contacto con el. Siento que ya no se puede hacer nada. Agradezco algun comentario.

  10. el 15 Sep 2014 a las 16:40Milagros

    Judith, no hay peor ciego que el que no quiere ver y si el mismo no se da cuenta de su mal accionar, nadie lo va a hacer por él. Yo creo que tu cumpliste con lo que tenías que hacer, pero la gran parte de la solución dependía sólo de él.

    Sigue adelante y suerte.

Escribe un comentario

Si tienes una consulta y quieres obtener respuestas. Puedes utilizar la sección Consultas o el foro de Saludisima.