Saludisima
×

El desayuno es vital para grandes y chicos

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Es verdad que al despertar cada mañana no es mucho el tiempo para sentarse a desayunar, porque los escasos minutos siempre se invierten en otras actividades, por ejemplo, dormir. Sin embargo, esta actitud puede causar serios deterioros en la salud: debilitamiento del organismo, fatiga matinal, trastornos del metabolismo e, incluso, aumento de peso. Ya que el desayuno es vital para grandes y chicos.

El desayuno debe entregar al organismo la cuarta parte de las calorías que se necesitan al día.

“No tengo tiempo”, “más tarde como algo” o “no me da hambre en la mañana”, suelen ser las excusas para evitar el desayuno. Pero, más allá de estos pretextos, está comprobado que la energía que brinda la primera comida del día es muy importante para el desempeño físico y cognitivo.

Diversos estudios apuntan a que el desayuno es vital para los niños, jóvenes y adultos, porque entrega la energía y los nutrientes necesarios para comenzar el día bien despiertos y con ganas de estudiar o de trabajar.

Combustible necesario

Todas las investigaciones apuntan a que la primera comida del día marca la diferencia entre estar alerta o fatigado, lo que en una sala de clases con una gran cantidad de alumnos repercute directamente en el rendimiento escolar. Según los entendidos, la falta de desayuno en los niños afecta las siguientes facultades cognitivas:

  • La habilidad para recordar.
  • La comprensión y utilización práctica de la información recién adquirida.
  • La fluidez verbal.
  • La atención.

Un caso notable es el de un grupo de profesionales de Bridgeport, Connecticut, en Estados Unidos, quienes aplicaron un programa de nutrición en 21.266 alumnos. El equipo, compuesto por educadores y nutricionistas, comprobó que los estudiantes que consumían un desayuno completo y balanceado mejoraron su rendimiento escolar.

Además, los niños que participaron en el programa, redujeron sus ausencias y sus retrasos, fueron más productivos y menos irritables en las primeras horas de la mañana, y se concentraron más que los niños que no desayunaban.

En relación con los adultos, la falta de desayuno afecta directamente el rendimiento físico y mental de la siguiente forma:

  • Disminuye la velocidad y la exactitud de la memoria.
  • Afecta la memoria de reconocimiento y la memoria espacial.
  • Enlentece la organización, la revisión de lo que quedó pendiente el día anterior y la resolución de problemas.

El desayuno ideal

Según recomienda Linda B. Bobroff, profesora asociada de Nutrición y Alimentos de la Universidad de Florida, Estados Unidos, un buen desayuno debe incluir alimentos ricos en fibra, porque mejora la digestión y ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardiovascularesal y a reducir los niveles de colesterol en la sangre.

Algunos productos ricos en fibra, recomendados para el desayuno son:

  • Pan integral: fuente de carbohidratos sin grasa.
  • Cereales: los más beneficiosos para el organismo son los no refinados, como la avena, la cebada y el salvado de trigo. Para los niños se recomiendan las hojuelas de maíz, con leche y fruta.
  • Frutas o jugos de fruta con cáscara: aportan las vitaminas y minerales necesarios para que el cuerpo se recupere después de 8 horas de sueño.

Asimismo, para completar el desayuno ideal, éste debe incluir una dosis de proteínas que pueden provenir de:

  • Huevos revueltos o cocidos
  • Una rebanada de jamón
  • Lácteos como el yogurt, el queso y la leche
  • Nueces y almendras

Otra recomendación de los expertos es tomar un vaso de agua al despertar, para hidratar el cuerpo.

Enviado por Carlos Mory.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*