Saludisima
×

Menopausia

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

La menopausia es una etapa natural de la vida de la mujer que trae consigo redefiniciones. La pérdida de la capacidad de procrear, que antes ocupaba un lugar protagónico en su vida, viene acompañada de una serie de descompensaciones hormonales que la ponen en riesgo de sufrir enfermedades para las que antes estaba especialmente protegida.

La señal más clara del comienzo de la menopausia es la interrupción definitiva del ciclo menstrual, luego de un período de 12 meses consecutivos. Esto se debe a que el organismo deja de producir las hormonas femeninas: estrógeno y progesterona.

Este proceso de cambios hormonales que puede ser repentino o durar un par de años, tiene un fuerte impacto en el estado anímico de la mujer. Depresión, angustia, malestar, vacío, son sentimientos comunes que experimentan las mujeres.

Pero aunque parezca una conclusión, la menopausia le ofrece a la mujer una fase de liberación en muchos sentidos.

“Durante su vida fértil (12 a 45 años) la mujer tiene en promedio cuatrocientas ovulaciones. Al cabo de ese tiempo, los ovarios dejan de funcionar”, explica Rolando Gómez, ginecólogo del Baptist Hospital en Miami.

“Muchas mujeres creen que la menopausia significa el fin de la regla, pero eso es sólo un signo de la pérdida de las funciones reproductivas”, señala Gómez. “A partir de este momento, las mujeres dejan de producir dos hormonas femeninas, el estrógeno y la progesterona, que están asociadas al ciclo fértil”.

La llegada de la menopausia varía mucho según la raza y la cultura. En promedio, los expertos la sitúan en los 51.5 años. Lo normal es que ocurra en una franja que va desde los 45 hasta los 57 años.

Si bien una mujer no puede predecir cuándo le llegará la menopausia, un buen parámetro puede ser la edad a la que su madre la tuvo.

El signo más evidente de esta nueva etapa es la irregularidad de los períodos menstruales. Se vuelven infrecuentes (cada cuarenta y ocho días o cada tres meses) y más abundantes y con presencia de coágulos.

“El cuerpo de cada mujer reaccionará de una manera diferente igual que lo hizo durante la pubertad”, enfatizó Gómez.

Los calores internos son quizás uno de los síntomas más incómodos de esta fase. Mientras las personas a su alrededor están cómodas y relajadas en un ambiente de temperatura normal, la mujer puede experimentar una sensación de agobio e incluso sudar profusamente. Esto ocurre en particular durante la noche.

“Esto sucede por la falta de estrógeno, que junto con la progesterona, están encargados de la regulación de la temperatura interna”, explica el ginecólogo del Baptist Hospital.

En esta etapa, la mujer experimenta depresión, ansiedad, insomnio, falta de deseo sexual, sequedad vaginal y cansancio. Estos malestares pueden durar un máximo de dos años. Algunas mujeres los atraviesan más rápido que otras. Como en la actualidad las expectativas de vida de la mujer sobrepasa ampliamente la edad de la menopausia, el desarrollo y perfeccionamiento de los tratamientos de reemplazo hormonal ayudan a aliviar en gran medida estas complicaciones.

Es importante determinar que estos síntomas no sean el resultado de otras complicaciones, según enfatiza Gómez. “Por ejemplo, que los calores, la ansiedad y el insomnio no se deban a un problema de tiroides”, explica Gómez. “O el sangrado irregular, a un cáncer. O la depresión temporal producto de la descompensación hormonal, no sea orginada por un problema neurológico profundo”, agrega.

Por lo tanto, este grupo de síntomas que son normales en la menopausia, deben ser estudiados en forma separada para descartar la presencia de una enfermedad más grave o de otra condición, como un embarazo.

“Hay mujeres mayores que vienen a consultarme creyendo que entraron en la menopausia porque experimentan ansiedad, insomnio y pérdida de la regla, cuando en realidad se trata de un embarazo tardío”, cuenta Gómez.

GRAZIANA PALAZZO

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*