Saludisima
×

Desarrollo psicosocial infantil

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

La necesidad de comunicarse es innata en todos los seres vivos superiores, porque forma parte del instinto de supervivencia. Tu bebé puso en práctica ese instinto desde el momento de nacer. Primero con la forma primaria de comunicación, que es el llanto, y después mediante expresiones corporales y faciales de placer, sonrisas y sus primeros balbuceos.

Primer año

Ya para los 6 u 8 meses, disfruta de la presencia de otros bebés. Quiere tocarlos e intenta comunicarse con ellos. Ha entendido que sus mensajes obtienen respuesta y realmente intenta lo que, para él, es comenzar una conversación.

Al llegar al año, es decir, a los 12 meses de edad, se trata de una personita bastante sociable. Responde a su nombre y sabrá lo que significa la palabra “no”, de manera que ha entrado en contacto, si bien rudimentario, con la noción de correcto o incorrecto, y de prohibido o permitido. También ha aprendido a defenderse, y protestará ruidosamente si alguien le quita un juguete o hace algo que no le agrade.

Año y tres meses

Entre los 12 y los 15 meses de edad, el aspecto social de tu hijo o hija se ha expandido notoriamente. Le gusta estar en grupo y participar en las conversaciones. Claro, todavía se siente algo inseguro y necesita que estés cerca de él; apreciarás esto cuando de pronto se vuelva hacia ti extendiendo los brazos para que lo cargues (seña universal que aprendió en su más tierna infancia), o simplemente para comprobar que no te has ido.

Para su deleite, ya puede pronunciar algunas palabras, pedir cosas y dar las gracias cuando alguien hace algo por él. Incluso, es casi un experto moviendo las manitas para “actuar” alguna rima y, desde luego, será capaz de “bailar” cuando toquen una música que le guste.

Año y medio

De los 15 a los 18 meses, estará en una etapa de lo más servicial. Le encantará ayudarte y también ejercer su recién descubierta independencia, ya que intentará vestirse y desvestirse.

Mostrará su amor y su afecto por las personas que están más cerca de él, por sus juguetes preferidos y por su mascota, si la tiene. Y lo más significativo es que comenzará a imitar conscientemente la conducta de los adultos. Quizá porque ha entrado en contacto con su identidad, preferirá jugar solo, aunque no rechazará la compañía de otros niños.

Segundo año

La etapa que va de los 18 meses a los 2 años, marca una diferencia en su conducta social. Ya es consciente de sí mismo como individuo separado de los demás, así que es el momento ideal de aumentar su interacción con otros niños.

Tendrá una actividad social establecida, y puede en algunos momentos mostrarse algo egoísta, pero trata de no darle mucha importancia a esto, ejerce sobre él una disciplina cariñosa pero firme y pronto tu hijo o hija socializará muy bien.

Dos años y medio

Entre los 2 y los 2 años y medio, tu hijo o hija comenzará a aprender a compartir, así que debes estimular los juegos y actividades que involucren dar algo a los demás, y quizá, comenzar a trabajar en equipo. Es muy importante que le aplaudas sus logros, porque en esta etapa necesita mucho de tu aprobación.

Tercer año

De ahí y hasta los tres años, se volverá más independiente de ti y más sociable con los otros niños. Comenzará a mostrar generosidad y disfrutará de jugar con los demás. Es su momento de empezar a formar amistades, tanto con niños como con adultos, e incluso mostrará su solidaridad cuando alguien esté triste (tal vez acariciando su mejilla con su manita). Es relevante que le fomentes la sinceridad y la veracidad en sus relaciones con los demás.

Enviado por Rita Berlanga

1 comentario

  1. silvia

    08/08/2011 at 18:34

    porfavor algo sobre salud psicosocial infantil gracias

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*