Saludisima
×

La dieta es un tratamiento económico y efectivo contra la obesidad

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

La mejor medicina para perder peso es la dieta balanceada combinada con el ejercicio físico, dice el doctor Guillermo Pons, del Centro de Ciudado de Diabéticos del Hospital Baptist-South Miami.

Para el especialista, tanto los medicamentos como las técnicas quirúrgicas que en la actualidad están en uso, además de resultar costosos para el paciente, están ligados a efectos secundarios.

“No hay ninguna medicina que sea efectiva en el sistema nervioso central” o que no esté ligada a otros efectos, dice el endocrinólogo, haciendo también mención de los riesgos que envuelven las costosas cirugías para perder peso.

Pons habló del tema durante una conferencia que dictó en el Clarke Education Center del South Miami Hospital, donde además instó a las personas con padecimientos de diabetes tipo 2 a tomar el control de su enfermedad para evitar complicaciones más serias que podrían afectar el sistema cardiovascular.

Hablando de la relación entre la diabetes y la obesidad, el doctor Pons recomienda que cada persona haga todo lo posible por disminuir los factores de riesgo mediante la dieta y el ejercicio para fortalecer su corazón y disminuir el colesterol y otros lípidos en la sangre.

Una de las primeras medidas que debe tomar la persona, según las recomendaciones del especialista, es la de ponerse de acuerdo con su doctor o nutricionista para determinar el Indice de Masa de su Cuerpo (BMI, por sus siglas en inglés) y, si está por encima del índice de riesgo, tomar las medidas adecuadas para reducir de peso mediante dieta baja en calorías y un considerable aumento de la actividad física.

La actividad física, asegura el médico, además de ayudarle a controlar el peso y a mejorar el control del azúcar en la sangre, le facilita una mejor calidad de vida al paciente ya que le reduce la cantidad o la necesidad de medicamentos para ayudarle a controlar las deficiencias pancreáticas en el procesamiento del azúcar en la sangre.

Y, como lo más importante es que el paciente tome el control de su vida, lo ideal es que el programa de ejercicios refleje sus propias capacidades e intereses sin resultarle un trauma en inversión de tiempo o dinero. Las propias tareas del hogar resultan harto beneficiosas para los fines, concluye Pons.

PEDRO POLANCO

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*