Saludisima
×

¿El machismo perjudica la salud de las mujeres?

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Las mujeres en particular están en riesgo de ciertos problemas de salud, incluyendo enfermedades del corazón, ataques, alta presión sanguínea, cáncer pulmonar, cáncer del seno y osteoporosis. Entonces, surge la pregunta: ¿por qué no lo reconocen más médicos y así tratan a sus pacientes femeninas adecuadamente? Una posible respuesta sería: porque lo que puede ser mejor para las mujeres aún se desconoce.

La triste realidad es que muchos de los primeros estudios de investigación sobre las enfermedades del corazón, patrocinados por los Institutos Nacionales de la Salud, se enfocaban en los hombres, quienes en los años 60 constituían el mayor número de muertes por enfermedades de la arteria coronaria. Por tanto, muchos doctores todavía trabajan con datos correspondientes a estos estudios, cuyos sujetos eran hombres, y aplican a las mujeres estos estándares. Los estudios de los años setenta sobre el dolor en el pecho contribuyeron a esta tendencia. Estos estudios revelaron que los hombres entre los 50 y 60 años de edad que desarrollan dolor en el pecho están en riesgo de tener un ataque al corazón. Sin embargo, las mujeres de la misma edad de ese grupo con los mismos síntomas sufrían menos ataques al corazón debido a los efectos protectores del estrógeno. Lo que los investigadores ignoraban era que las mujeres entre los 60 y 69 años de edad morían con la misma frecuencia que los hombres después de desarrollar dolor en el pecho.

“De manera que durante los siguientes 20 años, las mujeres irían al médico quejándose de dolor en el pecho con los mismos factores de riesgo que los hombres obteniendo como respuesta: “Está bien, usted es algo emocional. Tómese un valium. Y hoy en día todavía sucede,” dice la Dra. Maureen Lowery, profesora asociada de cardiología de la Escuela de Medicina en la Universidad de Miami.

La Dra. Lowery es una de los muchos médicos e investigadores de la Universidad de Miami que toma a las mujeres seriamente y que está dedicada a tratar señales tempranas de enfermedades en pacientes mujeres, educándolas acerca de la prevención de enfermedades e incluyéndolas en los estudios de investigación. Los estudiosos esperan que los resultados reduzcan el abismo de conocimiento, así como la mortalidad y discapacidad entre las mujeres posmenopáusicas.

Como resultado de la falta de información sobre las enfermedades de la mujer, hay confusión en lo que la mujer debería o no debería hacer para protegerse. Durante muchos años a las mujeres se les ha aconsejado someterse a terapia de reemplazo de hormonas creyendo que ello extiende el conocido valor del estrógeno como protección contra las enfermedades del corazón. Luego vino el Estudio de Reemplazo de Estrógeno y Corazón (HERS). Este esfuerzo de cinco años a nivel nacional involucró a 3,000 mujeres con enfermedades del corazón documentadas que no habían sido sometidas a una histerectomía. La Dra. Lowery, una de los investigadores de este trabajo, dice que los resultados sorprendieron al equipo de investigación.

“Entre las mujeres que se habían sometido a tratamientos con estrógeno hubo más fallecimientos durante el primero y segundo año que las mujeres que no se habían sometido al estrógeno. En el tercer año, comenzamos a ver el incremento en la supervivencia de mujeres que tomaban el estrógeno comparado con las mujeres que no lo tomaban,” dice la Dra. Lowery. “En agosto de 1998, nuestra investigación concluyó que no se les debía recetar estrógeno a mujeres con enfermedades del corazón y del útero preexistentes. Sin embargo, si una mujer con enfermedades del corazón había sido tratada con estrógeno durante más de dos años, era probablemente seguro que se mantuviera el tratamiento, porque los beneficios empezaron a registrarse en ese momento”.

En el Laboratorio de Desempeño Humano de la Universidad de Miami, la Dra. Arlette Perry, recientemente dirigió un estudio sobre la relación entre la contribución de la grasa y los factores de riesgo coronario en mujeres sedentarias posmenopáusicas, tanto bajo tratamiento de reemplazo de hormonas como en ausencia de este. Ella descubrió que las mujeres bajo HRT (terapia de reemplazo de hormonas) tenían menos grasa abdominal, menos enfermedades cardiovasculares y un mejor perfil lipídico que reducía el riesgo de diabetes. Generalmente, las mujeres con exceso de grasa en el cuerpo tienen mayor riesgo de problemas médicos de diabetes, alto colesterol y presión sanguínea alta.

“No todas las mujeres pueden someterse a una terapia de reemplazo de hormonas y no todas las mujeres desean hacerlo. Sin embargo, ellas discuten con sus médicos los pros y los contras dependiendo de su situación individual”, dice la Dra. Lowery. Las mujeres también deben incluir alimentos ricos en calcio en sus dietas, mantener un peso sano y hacer ejercicio regularmente. “Modifique sus factores de riesgo. No espere a llegar a los 68 para dejar de fumar”, aconseja la Dra. Lowery.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*