Saludisima
×

Estudio inicia bases del protocolo para tratamiento del dolor

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Granada, (2 may 00) (EFE) – El estudio “Control Dolor 2000” servirá de base para que un comité científico ponga en marcha un protocolo que ayude a los médicos, especialmente de atención primaria, a tratar las patologías del dolor, concepto difícil de medir y de definir ya que es una percepción subjetiva.

Bernardo Rabassa, coordinador general del Gabinete de Estudios Sociológicos Bernard Krief, explicó en su presentación en Granada que los médicos especialistas y de familia atienden al mes a 192 pacientes con patologías del dolor, un concepto difícil de cuantificar y que repercute en la calidad de vida del paciente.

Así se recoge en las conclusiones del estudio elaborado a iniciativa del Instituto Zambon de Lucha contra el Dolor en España, y que indica que el 55 por ciento de los pacientes con esta patología presentan un dolor crónico y el 45 dolor agudo, que se identifica incluso con dificultad.

El estudio recoge una desorientación en el tratamiento del dolor, por falta de un protocolo para su atención, y por ello prima la experiencia profesional de los médicos “por lo que hay que unificar criterios básicos especialmente a la hora de aplicar los fármacos”, señaló.

También dificulta la asistencia médica ante el dolor la falta de tiempo del especialista en sus consultas, por la deficiente comunicación médico- paciente y por la imposibilidad de medir cuantitativamente el dolor, según declararon los facultativos en las encuestas que contestaron para ser incluidas en el informe.

De este sondeo a los médicos se desprende que la masificación de las consultas, la deficiente explicación de sus síntomas por parte de los pacientes y el poco tiempo que se dedica a la atención son causas que esgrimen para no poder tratar adecuadamente esta patología.

“La población cree que no hay por qué aguantar el dolor y los dolores se vinculan con la calidad de vida, además de aspectos genéticos, de higiene o intervenciones, por lo que nacen nuevas enfermedades como la obesidad y nuevos dolores”, explicó.

Además, los recursos de que disponen son fundamentalmente farmacológicos, aunque el 91 por ciento de los profesionales sanitarios afirma que sus pacientes con dolor tienen problemas de estómago por el consumo de medicinas.

“El consumo de dosis o pastillas en España al año llega a los 2.886 millones, así como el del uso de paracetamol o la aspirina que se sitúa en los mil millones “, matizó.

Según los especialistas del Instituto Zambon, “hay que afrontar nuevas líneas de actuación y avanzar en el uso de opiáceos, ya que España es el país europeo donde menos se utilizan por desconocimiento y miedo a los efectos secundarios”, y “habría que incrementar la educación sociosanitaria de los usuarios”.

Esta encuesta a los médicos se repetirá anualmente durante tres años, con el objetivo de ver cómo ha evolucionado la situación y prever una asistencia mejor ante el dolor.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*