Saludisima
×

Eyaculación precoz

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Muchos jóvenes se angustian por el tema de la eyaculación precoz. De hecho tienen razón en hacerlo. Es una realidad que la mayoría de los varones jóvenes van a tener menor control sobre su eyaculación y que a medida que se envejece se logra un mayor control sobre esta. En mi país (República Dominicana) decimos que los jóvenes hacen el amor como los gallos…o sea, muy rápido. ¿A visto usted alguna vez a un gallo y una gallina teniendo sexo? Probablemente no, es tan rápido que no le dá tiempo a enfocar bien.

El tiempo que se dure para lograr una eyaculación mientras se hace el amor es una preocupación muy común en los hombres de todas las edades.

¿Qué es eyaculación precoz?

La Asociación Psiquiatrica Norteamericana la define como:

Eyaculación persistente y recurrente con mínima estimulacón sexual antes, durante o poco después de la penetración y antes de que lo quiera la persona“.

La conocida sexóloga norteamericana Helen Kaplan dice que “la característica fundamental de la eyaculación es que el hombre carece de un control adecuado sobre ella, con el resultado de que llega al clímax sin quererlo”.

Aunque los sexólogos sabemos que muchos hombres aman “los rapiditos” aún después de adultos, la verdad es que un buen amante es todo lo contrario. Mientras un hombre esta listo para penetrar y tener un orgasmo en sólo tres minutos, una mujer necesita de 15 a 30 minutos de estimulación, para tener un excelente encuentro sexual.

El poder enfrentar esto es todo un acto de educación. Los jóvenes pueden y deben aprender a tener control sobre su eyaculación, pero contrario a lo que se ha dicho sobre cómo lograrlo, ese manejo se logra concentrándose en sus sensaciones, no distrayéndose del acto sexual. Helen Kaplan enseña paso a paso los ejercicios necesarios para lograr “ese disfrute concentrado y controlado”, en su libro “Eyaculación Precoz” que ya es un clásico, disponible en español, por la editorial Grijarbo.

Una de las principales causas de esta disfunción sexual es la ansiedad, cosa muy común entre la gente joven, por dos razones principales:la falta de una verdadera educación sexual que derribe tantos mitos y tabúes sobre algo tan hermoso e importante en cualquier ser humano sano, su sexualidad; y las situaciones en las que se dan las primeras relaciones sexuales, que contribuyen a que esto ocurra, como por ejemplo en un carro y de forma rápida, con una combinación de culpa, ansiedad y miedo a ser descubiertos.

La buena noticia es que esta disfunción sexual es la más fácil de corregir, y por lo general sólo se necesitan hacer los ejercicios indicados por un especialista. Si así no cede, un buen terapeuta sexual puede ayudar.

NANCY ALVAREZ

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*