Saludisima
×

Información sobre hepatitis

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

La hepatitis corresponde a una infección generalizada cuya principal manifestación es la inflamación del hígado, que puede ser ocasionada por diferentes tipos de virus, de los cuales los más comunes son los virus de la hepatitis tipo “A” y tipo “B”, mononucleosis infecciosa y otros.

En ocasiones el hígado se puede inflamar por otras causas no virales, como por ejemplo: reacciones tóxicas causadas por sustancias químicas o medicamentos.

La enfermedad se presenta mundialmente y se transmite de persona a persona a través de secreciones corporales como saliva, sangre, semen, heces e incluso a través de la leche materna, especialmente cuando existe hacinamiento o malas condiciones sanitarias, como ocurre en los países subdesarrollados.

En general la incidencia de hepatitis viral en los niños es elevada, predominando el tipo “A”, y puede contagiarse en guarderías, colegios o en el hogar por vía fecal-oral, debido a la costumbre infantil de introducir en la boca objetos que pudieran albergar al virus o por la ingestión de agua o alimentos contaminados con heces fecales.

La hepatitis tipo “B” es una enfermedad menos frecuente, aunque más peligrosa ya que, a pesar de ser usualmente autolimitada y con recuperación completa, puede derivar a hepatitis crónica, hepatitis fulminante, cirrosis hepática y cáncer del hígado. Se contagia a través de transfusiones sanguíneas, por contacto sexual, por penetración de la piel con instrumental quirúrgico, odontológico o inyectadoras contaminadas o de madres a recién nacidos, durante el parto.

Ambos tipos de hepatitis cursan con un período de incubación relativamente prolongado y una duración y severidad variables de persona a persona. Más de la mitad de los casos se detectan ocasionalmente por alteraciones de pruebas de laboratorio, ya que ocurren sin síntomas o en una forma muy leve.

El cuadro clínico se inicia con síntomas parecidos a la gripe, a los que posteriormente se agregan: pérdida del apetito, debilidad y malestar general , dolor o pesadez abdominal, náuseas, vómitos, coloración amarillenta de la piel y mucosas, orinas oscuras y heces de color pálido.

Para el tratamiento de ésta molesta enfermedad no se requiere ningún tipo de fármaco, por el contrario, se deben evitar todos los medicamentos metabolizados por el hígado, que podrían agravar el curso clínico. Por lo tanto, el tratamiento se fundamenta en medidas de soporte inespecíficas, tales como: reposo suficiente y dieta balanceada sin excesos de proteínas o grasas.

La recuperación de cualquiera de las hepatitis generalmente está asociada con inmunidad de larga duración contra el agente responsable, por lo que, luego de sufrir una hepatitis tipo “A” no se puede volver a enfermar con el mismo virus, pero se puede enfermar de cualquiera de los otros tipos.

La hepatitis viral es una enfermedad previsible, por medio de vacunas. En nuestro país ha sido aprobada una vacuna contra Hepatitis A (Havrix, SmithKline) y dos vacunas contra Hepatitis B: la vacuna recombinante del laboratorio Merck (HB-Vax-DNA) y la vacuna Engerix-B (Smith-Kline). Estas inmunizaciones no tienen prácticamente efectos colaterales ni contraindicaciones.

Consejos

  • Para lograr una protección completa y perdurable, se deberán seguir estrictamente los esquemas aceptados de inmunización contra Hepatitis.
  • La prevención de la Hepatitis B se puede iniciar a cualquier edad aunque se recomienda a partir del primer mes de vida. Se requieren tres dosis por vía intramuscular, la segunda y tercera dosis se aplican un mes y seis meses después de la primera dosis, respectivamente.
  • La prevención de la Hepatitis A se inicia a partir de los 2 años de edad y se recomiendan dos dosis por vía intramuscular, la segunda dosis se aplica seis meses después de la primera dosis.
  • Los adultos también deberían vacunarse contra Hepatitis, caso que no la hayan padecido en su infancia.

Enviado por Juan Carlos Mory

5 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

  1. Luis

    23/09/2013 at 19:03

    Hola gema, es difícil que la hepatitis se demore casi 20 años en desarrollarse o provocar síntomas en ti. Creo que si ya llevas 20 años, sin sentir nada sobre la posible enfermedad, eso indica que no hay ningún riesgo y que no estás infectada.

    Supera ese miedo porque no tienes hepatitis.

  2. gema

    23/09/2013 at 14:41

    mi duda es que he leido que puede una persona estar infectada mas de 20 años de hepatitis sin tener sintomas , es que no se si eso es asi , quisiera que me diese su opinion es que no me aclaro del todo mis dudas . gracias

  3. Luis

    19/09/2013 at 18:55

    gema, si hasta la fecha no has presentado ningún problema lo más probable es que no te haya pasado nada con jeringa abandonada. De todas formas lo ideal es cuidarte siempre con este tipo de cosas.

  4. gema

    19/09/2013 at 15:50

    Hola , mi duda es yo me pinche con una jeringuilla abandonada hace mas de 20 años por miedo no me atrevo a hacerme analiticas podria tener hepatitis o otra enfermedad sin saberlo si mi estado de salud es bueno hasta ahora . gracias

  5. Víctor Manuel

    22/03/2010 at 13:21

    Actualmente hay muchas enfermedades que se pueden contagiar de persona a persona.
    Por ahora hemos tenído suerte y no nos ha llegado el ebola. Pero es muy facil contagiarselo a otra persona cuando beben del mismo envase, y una persona chupa donde otra lo ha hecho. esta forma es muy comun en grupos de jóvenes,en Botellones, uno bebe y deja gotitas de saliva en la boca del envase, luego el siguiente bebey se contagia, este se lo pega a un tercero y asi sucesivamente, hasta llegar a la familia, pasando por los amigos y desconocidos.
    Para evitar contagios hay que utilizar Boquillas Personales, son de uso Individual para cada persona, nadie va a chupar en tu boquilla, solo tu. De estas forma se evitan los contagios, ya que la enfermedad va en la saliva, cuando bebes en tu propia Boquilla se evita el contagio

    Hay que saber que se te puede contagiar un a enfermedad como el VIH si tienes heridas en la boca o sangre y la siguiente persona,tambien tiene.
    La Hepatitis B, El Ebola, La Tuberculosis, El SRAS, La Gripe y otras michas más, incluso de origen desconocido.

    Se pueden ver en boquillapersonal.es También se pueden comprar ahí.
    Con la Salud no podemos jugar. La Prevención está en nuestras manos.
    Un saludo