Saludisima
×

Las alergias más populares

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Las sustancias más comunes que provocan la reacción defensiva del cuerpo conocida como alergia, son las proteínas del ácaro, insecto microscópico que se encuentra por millones en las camas y en las alfombras; los antígenos del polvo doméstico y el moho; antígenos del pólen; antígenos de perros y gatos, presentes en la saliva; proteínas de alimentos, como mariscos (camarones, langostas, langostinos, cangrejos); nueces, maníes, apios, carnes rojas, huevos, lácteos; medicamentos, como la penicilina; látex; veneno de insectos picadores (abejas, avispas, hormigas coloradas).

Las alergias nasales y la llamada “fiebre del heno“, que provocan picazón en la nariz y la garganta, y estornudos ininterrumpidos, se encuentran entre las más comunes, junto con las alergias a los antígenos de los animales domésticos.

“En las áreas del sureste de Estados Unidos, existen grandes colonias de hormigas coloradas (25 mil en un solo pueblo) y son muy comunes los casos de picaduras en las guarderías”, dice Jacob Pinnas.

Las abejas africanas, altamente agresivas, importadas a Estados Unidos para mejorar la calidad de la miel, también son causantes de reacciones alérgicas.

El hogar puede volverse un gran enemigo de las personas alérgicas al polvillo o al moho, debido a las altas concentraciones de esas sustancias. La humedad ambiental, en sótanos, baños y otros rincones de la casa, que supera el 50 por ciento, es una fuente muy frecuente de alergias. Por ello se recomienda controlar los niveles de humedad y calor.

No se recomienda hacer una limpieza excesiva del hogar, porque esto dispersa el polvo existente“, dice Pinnas “Es conveniente, impregnar un trapo con aerosol limpiador antes de repasar las superficies en lugar de rociarlas directamente”, explica. “Y la aspiradora debe ser de muy buena calidad para que no se filtre el polvo”, aclara Pinnas.

Durante la primavera y el otoño, se dan los casos más serios de alergias producidas por el pólen. Este puede provocar falta de oxígeno y problemas respiratorios. Pinnas aconseja ventilar el hogar y salir a caminar o hacer ejercicios al aire libre, antes de las ocho de la mañana, ya que las mayores concentraciones de pólen se producen entre las últimas horas de la mañana y las últimas horas de la tarde.

“La mejor hora para correr es de las seis de la mañana hasta las ocho. El resto del día los alérgicos al pólen pueden hacer ejercicios en ambientes cerrados y correr en una cinta o estera”, propone el director del Centro de Alergias y Asma de Arizona.

Entre los alimentos, el maní sobresale como uno de los principales causantes de alergias. “Algunas personas no tienen más que aspirar el olor del maní que otro pasajero está comiendo en un avión, para tener una reacción asmática”, comenta Pinnas. “O sentir el aroma de la proteína del pescado que se está cocinando”, agrega.

Alimentos como el huevo o la leche pueden producir alergias en la piel, eczemas, y erupciones, muy comunes en los niños, que desaparecen con el tiempo. Existen también alergias causadas por bacterias llamadas estafilococos, que crecen sobre la piel y provocan infecciones.

Los niños suelen ser más proclives a sufrir alergias por el maní y otras semillas como, nueces, almendras, avellanas; la leche y el huevo. Los adultos, tienen reacciones al maní y los mariscos. Sin embargo, todos los alimentos tienen el potencial de provocar alergias en algunos organismos.

En los infantes los casos de alergia, según Carlos Piniella del Baptist Hospital, están muy asociados a enfermedades virales o infecciones pulmonares que dañan las defensas y posibilitan la penetración de proteínas y antígenos extraños que el cuerpo debe rechazar para protegerse.

El látex es otro producto que ocasiona alergias y trae muchas veces aparejado, conflictos laborales.

“Los guantes libres de látex son más costosos, explica Pinnas, y en muchos centros médicos no son suministrados a pesar de la presencia de casos alérgicos”. “Los hospitales se podrían ahorrar varios millones de dólares en compensaciones laborales por incapacidades debidas a una alergia, si se decidieran a hacer una inversión de 100 mil dólares anuales en guantes que no contengan látex”, agrega el experto.

Insecticidas, perfumes y pinturas en aerosol también pueden causar alergias y deben ser evitados.

Ultimamente, según Pinnas, se han presentado muchos casos de alergias debidas a la aspiración de partículas de látex que despiden los neumáticos de los automóviles. Las personas que viven cerca de las autopistas se vuelven más sensibles. En esos casos la solución radica en mudarse lejos de las carreteras principales.

GRAZIANA PALAZZO

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*