Saludisima
×

Reconocer las alergias para combatirlas

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Para determinar qué tipo de alergia está afectando a la persona, el profesional le colocará pequeñas partículas de antígeno por medio de unas agujas de plástico, ultra delgadas que dejan un pequeño rasguño. Si existe alergia, la piel reaccionará produciendo ronchas. Y a partir de allí el especialista podrá determinar en 20 minutos de qué clase es.

Existen tres estrategias combinadas para enfrentar las alergias según Piniella. La primera consiste en evitar los agentes que la producen. Esto significa hacer algunas concesiones, sobre todo si la causa son los alimentos.

“Las comidas que causan alergias se deben evitar en forma absoluta”, recalca Piniella. “Hay alimentos que están contaminados con sustancias que causan alergias y las reacciones pueden ser muy peligrosas”, explica.

En caso de sufrir un ataque de alergia por un alimento, hay que tener a mano una inyección de epinefrina (adrenalina) para impedir que se bloqueen la garganta o los pulmones mientras se llega a una sala de emergencias.

Las reacciones alérgicas a los mariscos pueden oscilar entre una leve picazón en la garganta y congestión nasal, hasta el brote de urticaria en todo el cuerpo, el cierre total de las vías respiratorias y la pérdida del conocimiento.

Otra fuente de alergias son las mascotas. Si usted sabe que es alérgico a los antígenos de perros y gatos, basta con que mantenga a los animales alejados de los ambientes interiores. No los deje subirse a su cama o a los sillones. Limite el contacto lo más posible y si no tolera la separación, puede recibir una inyección antialérgica que le permita tolerar la proteína del animal.

Generalmente se comienza administrando una vez a la semana y luego se vuelve mensual hasta que el cuerpo se hace tolerante a las alergias. Sin embargo, esto no es una cura.

Para combatir las proteínas de los ácaros, el alergista del Baptist Hospital recomienda que se cubra la cama con un plástico especial hermético, provisto de un cierre y se lave el cubrecama, las sábanas, frazadas y fundas de almohadas con agua bien caliente (140ºF – 60ºC) una vez a la semana.

“La secadora es una alternativa incluso más válida que el agua caliente, para matar los microbios de las camas”, dice Pinnas.

Otra medida para controlar la presencia de ácaros es la disminución de la humedad ambiental, porque es allí donde se reproducen. El aire acondicionado estable es la solución.

Los tratamientos médicos con antihistamínicos, rociadores, esteroides, etc., son la segunda arma de lucha contra la alergia.

“El único problema con las medicaciones, dice Piniella, es que al dejar de tomarlas los síntomas reaparecen. Por eso se debe recurrir a una combinación de medidas”, dice el experto.

La última herramienta es la inmunoterapia, basada en vacunas antialérgicas. Estas se elaboran con pequeñas dosis purificadas de las sustancias que causan las reacciones alérgicas. El profesional administra dosis reducidas en forma gradual , una a la semana y luego una al mes, hasta que el cuerpo se acostumbra a ellas y no desarrolla más reacciones inflamatorias. Esto ocurre en un plazo aproximado de cinco años. Las vacunas ofrecen una solución a largo plazo.

Este tratamiento se puede aplicar a los casos de alergia a venenos de insectos, pólen, moho, polvillo y antígenos de perros y gatos.

La mayoría de las alergias no son tratadas adecuadamente porque ni los pacientes ni los médicos le prestan suficiente atención“, dice Piniella. Esto se debe, según el experto, a la resistencia de las personas a admitir que tienen problemas crónicos.

La expresión “no es más que una alergia“, está muy arraigada entre la población, al punto de ignorar los problemas secundarios que trae aparejada. Muchos creen que es una complicación aislada, que se presenta y desaparece.

“Muchos de mis pacientes se acostumbran a vivir con una insuficiencia respiratoria, cuenta Piniella. “Aseguran que están bien, pero cuando les hago la prueba compruebo que sus pulmones están en muy mal estado y luego de un tratamiento de dos semanas, se sorprenden del cambio en su calidad de vida”, asegura.

GRAZIANA PALAZZO

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*