Saludisima
×

Desarrollo del embarazo: Tercer trimestre

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

El tercer trimestre del embarazo abarca de las 28 a las 40 semanas, y resulta ser el más cansado, porque el bebé crecerá y pesará cada vez más.

Alimentación

De ahora en adelante, procura evitar los líquidos durante las comidas principales, ya que hay menos espacio en tu abdomen, lo que ocasiona que te llenes más fácilmente, te den agruras, y que el bebé se mueva. Debes tomar líquidos fríos, frescos y en abundancia, pero de preferencia entre comidas.

Evita comer frutas, pan, tortillas y refrescos, ya que estos son los que ocasionan el sobrepeso en la mayoría de los casos.

Haz tus alimentos a sus horas y evita los ayunos prolongados.

Actividad

Procura hacer ejercicio, caminar, nadar, etc. y al terminar recuéstate de 15 a 30 minutos, para que tu organismo no lo resienta, ya que podría presentar contracciones fuera de tiempo. Después de cada alimento o si trabajas, acuéstate durante 30 minutos al llegar por la tarde a tu casa.

Recuerda que no es lo mismo hacer ejercicio a estar haciendo quehacer en la casa, de compras o en el supermercado; por mucho que estas actividades te cansen o te hagan caminar mucho, no tienen el mismo efecto sobre el organismo que una rutina de ejercicio. Lo razonable sería reducir todos estos esfuerzos de la casa y de la vida cotidiana durante el tercer trimestre, porque es frecuente produzcan contracciones o actividad uterina prematura, que eventualmente puede conducir a un trabajo de parto antes de tiempo. Normalmente estas contracciones prematuras cederán con el reposo.

Procura no abusar de la actividad y mucho menos hacer esfuerzos como cargar cosas pesadas. Por muchas responsabilidades que tengas, por ahora la mayor responsabilidad es mantener a tu bebé en buenas condiciones.

Actividad del bebé

Ahora los cambios son palpables. De las 28 a las 32 semanas te sientes muy cómoda, todavía sin molestias importantes. El bebé cada vez se mueve de forma más vigorosa, sobre todo después de los alimentos o al acostarte.

De las cosas más relevantes durante este trimestre es que aprendas a conocer a tu bebé: forma y horario en que se mueve. Esto será muy importante sobre todo al final del embarazo. La premisa es que “un bebé que se mueve bien, es un bebé sano”. Si cambia la manera en que tu bebé se mueve, o deja de hacerlo, AVÍSALE A TU MÉDICO DE INMEDIATO.

No se recomienda mover o estimular al bebé con las manos o los dedos para que se mueva más. Déjalo que se mueva de forma espontánea y “no lo molestes”. Es frecuente que los movimientos del bebé te despierten algunas veces durante la noche, lo cual es totalmente normal.

Molestias

Es frecuente que tu vientre ocasionalmente se ponga duro; esto es una contracción de Braxton Hicks y es normal. Estas contracciones suelen ser esporádicas y no dolorosas. Pueden presentarse hasta cinco de ellas durante el día, y aumentarán conforme el embarazo se acerque a su término. A menos que hayas tenido mucha actividad física, no deberán presentarse más de 3 ó 4 en una hora. En caso de que presentes contracciones con mayor frecuencia, recuéstate y toma mucha agua. De persistir estas contracciones después de una hora de reposo, avisa de inmediato a tu médico.

Recuerda acostarte siempre de lado durante todo el embarazo.

Es común que en este periodo del embarazo empieces a presentar calambres en las piernas; esto generalmente se debe al incremento en los requerimientos de calcio. Coméntaselo a tu médico para que te recomiende suplementos de este mineral.

Es normal que se te “duerman” los brazos o piernas, debido a la posición y al incremento de peso.

Al crecer el vientre, puede existir una sensación de comezón en la piel, esto indica que se está “rompiendo” en sus fibras más internas y que se formarán algunas estrías. Una manera de reducir su formación es NO RASCÁNDOSE. Aplica en el vientre y los senos una crema humectante con lanolina por lo menos dos veces al día.

Es probable que se presenten, con ciertos movimientos del bebé, pequeñas perdidas de orina, que no debes confundir con la ruptura de la fuente. No te preocupes, cuando se presenta la ruptura de la fuente, la salida de agua es abundante y continua. Sin embargo, infórmaselo a tu médico.

En este tercer trimestre es frecuente el insomnio; trata de relajarte leyendo para volver a adquirir el sueño.

En ocasiones puedes tener sensaciones vaginales extrañas que son semejantes a “palpitaciones”; esto no se debe confundir con contracciones, y tampoco pienses que el bebé está muy abajo. De todas formas, consulta a tu médico.

Evita tomar agua después de la cena, ya que la capacidad de la vejiga está reducida; de esta manera, no tendrás que levantarte varias veces al baño en el transcurso de la noche, y podrás dormir bien.

Por Romina Yetsmain

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*