Saludisima
×

Cáncer de mamas, enemigo silencioso

Compartir esta páginaShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Por qué se origina el cáncer en una zona en especial, es aún una interrogante sin respuesta. Sin embargo, no deja de llamar la atención que una de las zonas femeninas por excelencia, las mamas, sean una de las más atacados por el cáncer.

El cáncer de mamas es una de las principales causas de muertes en las mujeres. Estos órganos son blanco de producción anormal de células cancerosas, que en casos avanzados pueden causar la muerte. El único consuelo es que cada vez su detección es más temprana y su pronóstico, más alentador.

La Dra. Marcela Fritis, ginecóloga y oncóloga de la fundación contra el cáncer, Arturo López Pérez, señala que la respuesta está relacionada con el hecho de que estas glándulas están sometidas a un constante cambio (casi mensual) debido al ciclo hormonal de la mujer y en ella se generan nuevas células.

Lo concreto es que una de cada nueve mujeres en Chile sufre algún tipo de cáncer de mama y la tendencia está aumentando, debido a la mayor sobrevida y al aumento de los factores de riesgo. Pero el panorama no es tan oscuro. Debido a la información disponible, a un mayor conocimiento del cuerpo femenino y a las consultas frecuentes, la detección del cáncer de mama es cada vez más precoz y con mejores pronósticos.

¿Qué es el cáncer de mamas?

La oncología ha avanzado enormemente en reconocer y clasificar los distintos cánceres de mamas, para así protocolizar su tratamiento. Los tumores generalmente se localizan en los ductos que llevan la leche al pezón o en los lóbulos, pequeños sacos que la producen. Dependiendo de la zona dónde se produce el tumor, cambia su clasificación.

En general, existe el cáncer in situ, en los cuales el nódulo se ha circunscrito en un sector y no ha traspasado la membrana basal hacia el tejido graso. Este tipo cáncer puede ser ductal (del ducto) o lobulillar.

Este último no se considera un cáncer propiamente tal, sino un tumor de riesgo para desarrollar uno. Tiene muy buen pronóstico y la cirugía lo extrae completamente.

El otro tipo de cáncer es el invasor, que también puede ser lobulillar o ductal. En este caso, algunas células han pasado a otros órganos del cuerpo, generalmente en un primer momento a los ganglios y pueden producir metástasis. En este caso, la cirugía se acompaña con exámenes a otros órganos del cuerpo para detectar alguna diseminación.

Antes, cuando se hablaba de cáncer de mama, se pensaba en la mutilación, en la pérdida total de la feminidad. Afortunadamente, hoy el panorama ha cambiado. Aunque la cirugía sigue siendo la prioritaria, ahora cada vez es más conservadora y trata de mantener la característica de la mama lo más posible. Y si la cirugía debe sacar mucho tejido e incluso la glándula, la reconstrucción mamaria es una excelente alternativa.

Exámenes periódicos

Afortunadamente, una buena prevención evita llegar a este punto. Y hay que partir conociendo los factores de riesgo. Ser mujer está primero en la lista (es muy raro que un hombre adquiera esta patología). La edad también influye: está comprobado que se concentra en las mujeres de 45 a 65 años.

Si la persona tiene más de un pariente directo (hermana, mamá, abuela) con cáncer de mama, tiene más probabilidad de desarrollar la enfermedad, aunque no es determinante -sólo un 5% de los casos se considera hereditario- Si se ha tenido carcinoma en una mama, más riesgo de desarrollar uno en la otra.

También influye el tiempo en que se ha estado expuesta a la estimulación de estrógeno. Es decir, mujeres que han tenido un comienzo de la menstruación (menarquia) muy temprano o menopausias tardías, también tendrían mayor riesgo. Las mamas alcanzan su pleno desarrollo cuando se ha tenido un hijo y se ha dado de mamar. Debido a esto también tienen mayor riesgo las mujeres que no tenido niños o que hayan a dado a luz después de los 35 años.

Por último, las mujeres que hayan tenido ciertos tipos de tumores benignos debieran aumentar su control para detectar posibles alteraciones.

Según la Dra. Fritis, aún no está claro que el uso de los anticonceptivos y de la Terapia de Reemplazo Hormonal tengan una relación directa con el cáncer de mamas en mujeres normales, aunque ésta última está contraindicada para quienes han tenido antecedentes de cáncer de mama.

¿Cómo detectar el cáncer de mama precozmente?

La mejor receta para reconocer a tiempo cualquier alteración en los pechos es conocer el propio cuerpo y examinárselos habitualmente. Generalmente la mujer puede reconocer más precozmente una alteración que el médico o la enfermera porque sabe qué es normal u anormal en su propio cuerpo.

El autoexamen debiera ser una práctica habitual de las mujeres de toda edad. Sin embargo, cuando una mujer ya llegó a los 40 años, es recomendable someterse a una mamografía de rigor.

Este es una radiografía especial que permite detectar lesiones no palpables. Si la mamografía no tiene alteración se indica una mamografía cada dos años hasta los 50.

«Si el examen tiene alguna alteración, se le pide una mamografía anual hasta los 50. Si la paciente utiliza Terapia de Reemplazo Hormonal debe tener por regla una mamografía anual», comenta la Dra. Fritis. Ahora, si la mujer tuvo un familiar con cáncer de mama, se le indica una mamografía desde los 35 años.

Enviado por Carlos Mory.

2 comentarios

Agregar respuesta

Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

  1. Yajaira

    22/01/2014 at 17:38

    Diana, es de suponer que la posible radioterapia que menciones, fue una recomendación de tu médico y no algo que tu asumes que debas hacer si o si, verdad?… si tu médico que indicó hacerte la radioterapia, es porque él considera que es lo mejor en tu caso y frente a eso no hay otra posibilidad. Espero haberte podido ayudar y no olvides que la permanencia es la mejor solución para vencer al cáncer. Espero que tengas pronta mejoría, bendiciones.

  2. Diana

    21/01/2014 at 22:54

    Quisiera saber qué tan necesario es hacer la radioterapia después de una mastectomía parcial por carcinoma in situ intraductal mixto (sólido, criboso y micropapilar), de grado nuclear 2 – 3, con marcada extensión lobulillar.
    Puedo evitar la radiación y tomar sólo tamoxifeno?
    De antemano gracias por la respuesta.